Hola. Soy Aina,

y escribo historias sobre personas&plantas para gente curiosa.

¿Quieres un ebook con
50 anécdotas vegetófilas para sorprender a tus amig*s?*

Noticias

En la tele, en la radio, en los periódicos...

... incluso en Facebook, donde por fin tengo perfil (me ha costado, pero todo llega).

The Book is everywhere.

Leer más...

La Invención del Reino Vegetal a la venta

Desenfundad vuestras carteras, porque ya está aquí:

The Book ha llegado.

Comprar en Amazon.es

En breve, calendario de apariciones (o eso espero... dependerá un poco de mi conexión a internet), fecha y hora de presentación del libro en Palma, y extras en los que estoy trabajando como una descosida desde hace días, uff.

Leer más...

☙ Ver más noticias  

En el blog

Una granada para unirlos a todos...


... y en la diversidad desafiarlos

Mil años antes de que Pitágoras soñase la música de las esferas, la esencia de todas las plantas del mundo latía en una rama de granado.

Situémonos: nos hallamos en las tierras del actual Irán, donde se cuenta que, hace mucho tiempo, vivió un profeta que cantó la forma de distinguir el orden y la confusión, el bien y el mal.

Cantó al fuego sagrado, que se convirtió en el signo identificador más importante de sus seguidores con el paso del tiempo.

Cantó al agua, protagonista de los ritos más importantes del culto, para purificarla y vivificarla.

Este profeta de leyenda era Zoroastro (o Zarathustra), y si no llega a ser por el granado, lo cierto es que no te lo habría presentado, ni habría mencionado la religión que lo erige como “padre fundador”: el zoroastrismo.

Y es que hace tiempo que le doy vueltas a la idea de la granada.

Leer más...

La invención del lenguaje vegetófilo


Una reflexión sobre la percepción, el lenguaje y la naturaleza

I.

Este fin de semana nos perdimos en el bosque.

Parece una broma, y nos lo tomamos a risa, pero la verdad es que tuvimos mucha suerte de no terminar con una rueda pinchada en un camino de cabras bien empinado, lleno de socavones— y sin cobertura para avisar a alguien y que nos echase una mano (o, en este caso, mejor un cable).

Antes de descubrirnos totalmente perdidos, mientras avanzábamos tan panchos hacia ninguna parte, R me hizo notar con voz maravillada las sombras que la bóveda de árboles sobre nuestras cabezas (o, mejor dicho, nuestro cochecito-leré) proyectaba sobre el suelo pedregoso. No era la primera vez que yo advertía el fenómeno, pero sí que veía hacerlo a alguien distinto de mí.

Regresaríamos a esas sombras rebullendo en el suelo más adelante, pero en aquel momento estábamos demasiado ocupados perdiéndonos como para prestarles mayor atención.

Saqué una foto, y luego nos pusimos a hablar de otra cosa.

Leer más...