Hola. Soy Aina,

y escribo historias sobre personas&naturaleza para gente curiosa.

¿Quieres un ebook con
50 anécdotas vegetófilas para sorprender a tus amig*s?*

Noticias

En la tele, en la radio, en los periódicos...

... incluso en Facebook, donde por fin tengo perfil (me ha costado, pero todo llega).

The Book is everywhere.

Leer más...

La Invención del Reino Vegetal a la venta

Desenfundad vuestras carteras, porque ya está aquí:

The Book ha llegado.

Comprar en Amazon.es

En breve, calendario de apariciones (o eso espero... dependerá un poco de mi conexión a internet), fecha y hora de presentación del libro en Palma, y extras en los que estoy trabajando como una descosida desde hace días, uff.

Leer más...

☙ Ver más noticias  

En el blog

La Datura & Yo:
una historia espinosa


Aquella noche salí del jardín botánico con la piel acribillada por los mosquitos y el corazón rebosante de emoción.

Por fin la había cazado.

Con su coqueta falda blanca desplegada en la oscuridad, por fin había logrado cazar a mi fantasma a la luz de la luna —o, mejor dicho, a la luz de un LED.

Tras un mes de perseguir sombras, finalmente nos veíamos las caras, Datura y yo.

Leer más...

Almería, o cómo escribir un desierto


Las chumberas se están muriendo ante mis ojos.

La plaga se detectó por primera vez hace diez años, no muy lejos del jardín botánico que estoy visitando. No se ha encontrado cura de momento, nos dice nuestro conductor de bus mientras paseamos por los senderos serpenteantes del jardín: una vez que tu Opuntia enferma, no hay más remedio que cortarla y quemarla.

Detecto un trasfondo de frustración impotente en su voz, la sensación de que le ha tocado una mala mano de cartas — Yo estaba aquí, dedicándome tranquilamente a mis cosas, y de repente ¡va y me aparece esto!

Las chumberas en el jardín están cubiertas de lo que parece ser una pelusilla blanca. Cojo entre índice y pulgar un pellizco de esa curiosa sustancia, y apreto; me tiñe las yemas de rojo sangre, como ya sabía yo que pasaría. Los insectos que están diezmando los cactus se conocen como Dactylopius coccus, la fuente de un tinte carmín antaño muy codiciado: la cochinilla.

Leer más...